Tu Calidad de Vida (Diego Gallardo)

Salud, Bienestar y Calidad de Vida


1 comentario

Mis defectos y los tuyos

! Qué fácil es encontrar defectos !, cualquier tonto puede hacerlo. Pero encontrar cualidades, eso es para los espíritus superiores que son capaces de inspirar todos los éxitos humanos.

Cuentan que en la carpintería hubo una vez una extraña reunión nocturna. Fue una dura asamblea de herramientas para arreglar sus diferencias.

El martillo ejerció la presidencia, pero la asamblea le notificó con carácter irrevocable y de urgencia que tenía que renunciar. ¿La causa? ¡Hacía demasiado ruido!. Y, además, se pasaba el tiempo golpeando.

El martillo, malhumorado, aceptó su culpa, pero pidió que también fuera expulsado el tornillo; dijo que había que darle muchas vueltas para que sirviera de algo.

Ante el ataque, el tornillo aceptó también a regañadientes, pero a su vez pidió la expulsión de la lija. Hizo ver que era muy áspera en su trato y siempre tenía fricciones con los demás.

Y la lija estuvo de acuerdo, con la boca pequeña, a condición de que fuera expulsado el metro que siempre se la pasaba midiendo a los demás según su medida, como si fuera el único perfecto.

Entre esta discusión se hizo de día y a la hora habitual entró el carpintero, se puso el delantal y dio comienzo a su jornada de trabajo.

Utilizó el martillo para clavar unos clavos, la lija para pulir el tablero, el metro para medir las patas y el tornillo para fijar el tablero a las patas y construir una funcional mesa de cocina. Finalmente, la tosca madera inicial se convirtió en un fino mueble.

Al caer la tarde, cuando la carpintería quedó nuevamente sola, la asamblea reanudó la deliberación, tomó la palabra el serrucho, y dijo con cara de circunstancias:

“Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el carpintero trabaja con nuestras cualidades. Eso es lo que nos hace valiosos. Así que no pensemos ya en nuestros puntos malos y concentrémonos en la utilidad de nuestros puntos buenos”.

La asamblea encontró entonces que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba fuerza, la lija era especial para afinar y limar asperezas y observaron que el metro era preciso y exacto.

Se sintieron entonces un equipo capaz de producir muebles de calidad. Se sintieron orgullosos de sus fortalezas y de trabajar juntos.

Ocurre lo mismo con los seres humanos. Observen y lo comprobarán. Cuando en una empresa o grupo de personas de cualquier tipo,  el personal busca a menudo defectos en los demás, la situación se vuelve tensa y negativa. En cambio, al tratar con sinceridad de percibir los puntos fuertes de los demás, es cuando florecen los mejores logros humanos.

Anuncios


3 comentarios

Si tu sabes lo que vales ve y consigue lo que mereces

Excelente mensaje de un padre a su hijo. Impresionante. Aunque las películas de Rocky pueden parecer burdas y llenas de golpes y puñetazos, sin el mas mínimo interés para algunas personas, en esta ocasión me sorprendió Stallone, al dedicarle a su hijo una serie de mensajes para mejorar su autoestima y ponerle los pies en el suelo, eso si, desde el cariño de un padre.

En el vídeo podrás escuchar toda el “speech”, y al final de este, podrás leerlo. Te invito encarecidamente a que lo veas.


Deja un comentario

EL PODER DEL PENSAMIENTO – y +

¿Qué poder tiene nuestro pensamiento sobre nosotros?, ¿Cómo influyen nuestros pensamiento en nuestra vida, en nuestro destino?, ¿Realmente existe el poder de la atracción?

Todas estas preguntas tienen una respuesta afirmativa, nuestro pensamiento es capaz de moldear nuestra personalidad y está preparado para ayudarnos a cambiar nuestra conducta.

Debido a que estamos preparados genéticamente desde hace miles de años para sobrevivir, nuestro cerebro tiene facilidad para recordar los episodios desagradables y frustrantes de nuestra vida, con el fin de que aprendamos de ellos y en posteriores situaciones similares, seamos capaces de solucionar el  problema.

Tenemos mas facilidad para recordar lo malo que lo bueno, y esto no es porque nuestro cerebro nos quiera hacer daño o amargarnos la vida, sino porque de esa manera, aprendemos de los errores.

Hace miles de años nuestros antepasados cavernícolas si eran atacados por una bestia y salían con vida, podían reconocer el peligro mas adelante si se encontraban en una situación similar y volver a salir airosos.

Hoy por hoy, nos pasa algo similar, en situaciones que tienen un desenlace desgraciado para nosotros, nuestro recuerdo nos dejará ese episodio latente en nuestro subconsciente con el fin de que aprendamos de esta situación y podamos resolverla satisfactoriamente en otros momentos similares.

Cuando no sabemos superar esas situaciones aparece la depresión.

Hay que entender que este mecanismo de defensa que tiene nuestro cerebro, haciéndonos recordar momentos amargos y desagradables, es en sí mismo un sistema de aprendizaje ante situaciones traumáticas. Debemos saber entender este mecanismo y salir adelante en situaciones difíciles, dándole sentido al recuerdo recurrente de la desgracia.

Pero volviendo al título del artículo, ¿Qué poder tiene el pensamiento negativo o positivo en nosotros?

Nuestro cerebro no distingue realidad de ficción, y es autosugestivo, es decir, SE CREÉ LO QUE PENSAMOS.

Si le mandamos información a nuestro cerebro sobre nosotros constantemente, el cerebro lo procesa, sin plantearse si es real o no, tanto para lo bueno como para lo malo.

Si nos llevamos durante un tiempo diciéndole a nuestro cerebro que somos lo peor de lo peor y que somos un desastre, nuestro cerebro no lo discutirá y modificará nuestra conducta hacia ese pensamiento que hemos enviado.

Por otro lado, si informamos a nuestro cerebro, a base de pensamientos, anhelos y deseos, de que somos los mejores, de que vamos a triunfar, de que vamos a conseguir lo que nos proponemos, y además esto lo acompañamos con visualización, nuestro cerebro cumplirá con nuestro encargo y nos preparará el camino.

De este tema nos habla la PNL (Programación Neurolingüística):

“Programación Neurolingüística significa que nuestros pensamientos están conformados de palabras, de lenguaje (lingüística) y este lenguaje califica lo que nos rodea con palabras y estas viajan por las neuronas para crear un programa. Cuando repetimos ciertas palabras con frecuencia se va convirtiendo este mensaje en un programa. Estos programas ya instalados producen emociones que dirigen nuestras conductas y nuestras reacciones.

Esto quiere decir que a lo largo de toda nuestra vida hemos instalado cientos de programas desde antes de nacer. Al principio de nuestra vida, los programas fueron instalados por nuestros padres, abuelos, familiares; más adelante por nuestros maestros, amigos y por los medios de comunicación. Estos programas los aceptamos sin darnos cuenta si nos favorecen o nos dañan. Simplemente allí están. También tenemos programas que nosotros mismos hemos instalado y de igual manera, algunos son buenos y otros no tanto.”

En definitiva, tenemos el poder de cambiar nuestra conducta Y NUESTRA VIDA a través de nuestro pensamiento.

Cómo decía anteriormente, si esto lo acompañamos con visualización es muy efectivo, nuestro cerebro no distingue si una imagen es real o no lo es, si creamos una imagen de éxito en nuestro cerebro, una imagen consiguiendo lo que queremos, una imagen de ganador, viéndonos en esa imagen cómo queremos estar en un futuro, nuestro cerebro nos ayudará a convertir ese deseo en realidad.

Evidentemente, acompañando a esos pensamientos y visualizaciones con trabajo y dedicación es cómo conseguiremos que nuestro cerebro nos ayude a conseguir lo que queremos, ya que sin esfuerzo es imposible conseguirlo.

 

Diego Gallardo

Tu Calidad de Vida


2 comentarios

El sueño del gusano loco

No tendríamos la posibilidad de soñar, si no se nos hubiera dado la oportunidad de hacer realidad nuestros sueños.

Un pequeño gusanito caminaba un día en dirección al sol. Muy cerca del camino se encontraba un saltamontes:

– ¿Hacia dónde te diriges?, le preguntó.

Sin dejar de caminar, la oruga contestó:

– Tuve un sueño anoche; soñé que desde la punta de la gran montaña yo miraba todo el valle. Me gustó lo que vi en mi sueño y he decidido realizarlo.

Sorprendido, el saltamontes dijo, mientras su amigo se alejaba:

– ¡Debes estar loco!, ¿Cómo podrías llegar hasta aquel lugar?, ¡Tú, una simple oruga!. Una piedra será para ti una montaña, un pequeño charco un mar y cualquier tronco una barrera infranqueable.

Pero el gusanito ya estaba lejos y no lo escuchó. Sus diminutos pies no dejaron de moverse.

La oruga continuó su camino, habiendo avanzado ya unos cuantos centímetros.

Del mismo modo, la araña, el topo, la rana y la flor aconsejaron a nuestro amigo a desistir de su sueño.

-¡No lo lograrás jamás gusano loco! – le dijeron – pero en su interior había un impulso que lo obligaba a seguir.

Ya agotado, sin fuerzas y a punto de morir, decidió parar a descansar y construir con su último esfuerzo un lugar donde pernoctar, un lugar para protegerse, pero ya era tarde:

– Estaré mejor aquí- fue lo último que dijo, y murió… el “gusano loco” no pudo cumplir su sueño…

Durante los siguientes días todos los animales del valle fueron a mirar sus restos. Ahí estaba el animal mas loco del bosque.

En su última noche, había construido un refugio que se convirtió en su tumba. Era un monumento a la insensatez. Ahí estaba un duro refugio, digno de uno que murió “por querer realizar un sueño irrealizable“.

Una mañana en la que el sol brillaba de una manera especial, todos los animales se congregaron en torno a aquello que se había convertido en una ADVERTENCIA PARA LOS ATREVIDOS, la tumba del “gusano loco”. De pronto quedaron atónitos.

Aquella concha dura comenzó a quebrarse y con asombro vieron unos ojos y una antena que no podía ser la de la oruga que creían muerta. Poco a poco, como para darles tiempo de reponerse del impacto, fueron saliendo las hermosas alas arco iris de aquel impresionante ser que tenían frente a ellos: UNA MARIPOSA.

No hubo nada que decir, todos sabían lo que haría: se iría volando hasta la gran montaña y realizaría un sueño; el sueño por el que había vivido, por el que había muerto y por el que había vuelto a vivir.

“Todos se habían equivocado”. Si tienes un sueño, vive por él, intenta alcanzarlo, pon la vida en ello y si te das cuenta que no puedes, quizá necesites hacer un alto en el camino y experimentar un cambio radical en tu vida y entonces, con otro aspecto, con otras posibilidades y circunstancias distintas: !!LO LOGRARAS!!!!

Los precios más bajos 2

EL ÉXITO EN LA VIDA NO SE MIDE POR LO QUE HAS LOGRADO, SINO POR LOS OBSTÁCULOS QUE HAS TENIDO QUE ENFRENTAR EN EL CAMINO. LUCHA CON TODAS TUS FUERZAS POR LO QUE DESEAS Y ALCANZARAS TUS SUEÑOS, NO IMPORTA LAS VECES QUE LO INTENTES SIGUE HASTA EL FINAL.

SOLO EL QUE ABANDONA SU SUEÑO, FRACASA.


2 comentarios

INTELIGENCIA EMOCIONAL

LA INTELIGENCIA EMOCIONAL

Hace algún tiempo que me estoy informando sobre este concepto, y me parece mentira que apenas se le dé importancia en la educación de nuestros hijos, sobre todo, teniendo en cuenta la importancia que tiene para la gestión de conflictos y las relaciones personales.

Resulta curioso observar cómo personas con un altísimo nivel intelectual fracasan en la vida y cómo personas con coeficientes de inteligencia mas bajos triunfan y se relacionan mejor. En esto juega un papel principal la Inteligencia Emocional.

Pido perdón de antemano si al tratar de compartir mis impresiones sobre este tema cometo algún error técnico, pero no soy psicólogo (de momento…)

¿Qué es ser inteligente?

Entendemos por inteligente al que tiene muchos conocimientos, pero sabemos que hay personas muy inteligentes que no llegan a conseguir sus objetivos vitales, no son felices o no llegan a donde quieren llegar, sin embargo, hay personas que no entrarían en nuestros cánones clásicos de inteligencia y, sin embargo, si que llegan a cumplir con sus expectativas y logran sus objetivos. Entonces ¿qué es ser inteligente?, ¿Qué es la Inteligencia Emocional?

Según los entendidos, nuestra parte izquierda del cerebro controla la parte cognitiva, es decir, los conocimientos. En la parte derecha, más concretamente en la zona lateral temporal, en el lóbulo de la ínsula,  se localizan las emociones, los sentimientos, los recuerdos, todo aquello que tiene que ver con nuestro funcionamiento afectivo, con la Inteligencia Emocional.

Cuando oímos que a partir de los 12 años nos resulta muy difícil aprender cosas nuevas, se refiere mas bien a conocimientos a datos, sin embargo si que podemos aprender hasta la edad adulta a manejar y gestionar nuestras emociones. Esto se debe a que la experiencia nos facilita el aprendizaje, ya que en algún momento habremos cometido algún error y habremos sufrido por ello. La inteligencia emocional, nos ayuda a saber relacionarnos con los demás y a saber aplicar los conocimientos que hemos aprendido, adaptándonos a nuestro entorno de una manera positiva y provechosa.

Para centrarnos en el tema, tengamos en cuenta la definición Robert Cooper sobre la Inteligencia Emocional:

“Es la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados anímicos propios y ajenos”

Vamos por partes:

SENTIR, la capacidad de sentir nuestras emociones, nuestros sentimientos, a veces no queremos o no podemos sentirlos porque nos ponemos una venda ante un sentimiento que no nos gusta.

ENTENDER, que no existen emociones negativas ni positivas, sino agradables y desagradables, y éstas últimas, las desagradables nos avisan de la naturaleza de la situación que estamos experimentando en ese momento y nos indica que tenemos que tomar el camino correcto para encarar esa situación.

CONTROLAR, a veces no controlamos nuestras emociones o reacciones, controlar las nuestras reacciones  es fundamental para nuestras relaciones interpersonales. Cómo dijo Aristóteles sobre el enfado, este se debe de tener “con la persona correcta, en la intensidad correcta, momento correcto, forma correcta y motivo correcto.” A veces lo pagamos con quien no debemos y somos desproporcionados. Controlar no significa, en este caso, anular, sino saber gestionar las reacciones y emociones.

MODIFICAR, nuestras emociones y las emociones que provocamos en los demás. Este definitivo paso es primordial en la Inteligencia Emocional. Saber modificar nuestras reacciones para mejorar nuestra calidad de vida y la de los demás.

 La Inteligencia Emocional y sus habilidades prácticas

La Inteligencia Emocional determina nuestro potencial para aprender y desarrollar las habilidades prácticas que se basan en estos 5 elementos:

                                        

–          AUTOCONOCIMIENTO

La autoconciencia, capacidad de reconocer un sentimiento mientras está ocurriendo para poder modificar esta reacción, emoción o estado anímico. Conocer la vinculación entre nuestros deseos, nuestros pensamientos y nuestros estados anímicos. Conocer nuestros puntos fuertes y débiles y saber escuchar a otras personas para conocernos mejor desde otro punto de vista.

–          AUTOCONTROL

Gestión de mis emociones, no se trata de reprimir sentimientos o emociones, sino de saberlos manejar. No es el encendido o apagado de un equipo de música, sino el botón del volumen. Saber controlar nuestra reacción ante algún cambio en nuestro entorno. 

–          MOTIVACIÓN

La motivación es la conducta dirigida hacia un fin y la automotivación se pone a prueba cuando las situaciones externas empeoran. La confianza en uno mismo es fundamental para la automotivación. El optimismo y el entusiasmo son vitales para la motivación, así como la persistencia y la resistencia al fracaso.

–          EMPATÍA

Saber ponerse en el lugar del otro y ver el conflicto desde su punto de vista. Entender al otro y hacérselo saber. Saber escuchar activamente.

–          HABILIDADES SOCIALES

Un conjunto de habilidades sociales que se desarrollan como el liderazgo, el trabajo en equipo, la capacidad de persuasión, la capacidad de cooperación o servicio.

 

En nuestra vida cotidiana las emociones nos puedes facilitar o dificultar nuestras relaciones personales.  Aprender a desarrollar o mejorar nuestra Inteligencia Emocional nos ayudará a mejorar nuestra vida, nuestras relaciones sociales, de pareja, de negocios, en general cualquier interacción personal.

Diego Gallardo

Tu Calidad de Vida

 


1 comentario

Las tres puertas

Una breve reflexión sobre las habladurías.

Estaba una tarde un viejo sabio ocupado en sus menesteres cuando de pronto su joven discípulo llegó a su casa y alterado le dijo:

-Oiga, maestro me han comentado que un amigo suyo estuvo hablando muy mal de usted por todo el pueblo.

-¡Espera un momento, no continúes!- le interrumpió el maestro-. ¿Ya has hecho pasar por las tres puertas lo que vas a contarme?

-¿Las tres puertas?- le preguntó extrañado su discípulo.

-Sí. La primera es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es absolutamente cierto?

-No, maestro. Lo oí comentar a unos vecinos.

-Al menos lo habrás hecho pasar por la segunda puerta, que es la bondad. Eso que deseas decirme, ¿es bueno para alguien?

-No, en realidad no. Al contrario…

-¡Ah, vaya! La última puerta es la necesidad. ¿Es necesario hacerme saber eso que tanto te inquieta?

-A decir verdad, no. Pensándolo bien, maestro, no tengo la certeza de que sea cierto, ni es bueno, ni tengo necesidad de contárselo ni usted de oirlo…

-Entonces -dijo el sabio sonriendo- Si no es verdadero, ni bueno ni necesario, enterrémoslo en el olvido, y prepara un delicioso té verde con pastas para merendar los dos juntos, hoy has aprendido una buena lección.

* A menudo perdemos el tiempo dando pábulo a comentarios que en nada beneficia a nadie…


2 comentarios

La misteriosa casa abandonada

 

Cuenta una vieja historia, que hace tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una misteriosa casa abandonada a la que nadie se acercaba…

Cierto día, un joven y juguetón perrito buscando refugio del sol, logro meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa. El perrito subió lentamente las viejas escaleras de madera, que crujieron bajo sus patas. Al terminar de subir las escaleras se topo con una puerta semi-abierta; lentamente se metió en el cuarto.

Para su sorpresa, se dio cuenta que dentro de ese cuarto habían otros 1.000 perritos mas observándolo tan fijamente como él los observaba a ellos. El perrito comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco. Los 1.000 perritos hicieron lo mismo. Posteriormente sonrió y le ladro alegremente a uno de ellos. ! El perrito se quedo sorprendido al ver que los 1000 perritos también le sonreían y ladraban alegremente con el !

Cuando el perrito salió del cuarto se quedo pensando para sí mismo: “¡Que lugar tan agradable. Voy a venir mas seguido a visitarlo!”

Y se fue mas contento de lo que llegó a esa vieja casa abandonada.

Poco tiempo después, otro perrito callejero entro al mismo sitio y se encontró entrando al mismo cuarto. Pero a diferencia del primero, este perrito al ver a los otros 1.000 perritos del cuarto se sintió amenazado ya que los 1.000 perritos que tenía enfrente lo estaban mirando de una manera agresiva.

Asustado empezó a gruñir; obviamente vio como los 1.000 perritos le gruñían. Comenzó a ladrarles ferozmente y los otros 1000 perritos le ladraron también a el. Cuando este perrito salió del cuarto pensó: “¡Que lugar tan horrible es este. Nunca mas volveré a entrar allí!”

Y se fue con una sensación horrible de aquel maldito lugar.

Ninguno de los dos perritos que entraron en la vieja casa abandonada en la que se encontraron con los 1.000 perritos, se dió cuenta que enfrente de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía:

“La casa de los 1000 espejos”

No hace falta aclarar que ambos perritos lo que vieron en el fantástico cuarto de los 1.000 perritos, no era realmente lo que parecía, sino que era su propio reflejo en cada uno de los 1.000 espejos de aquel cuarto, y que percibieron lo que ellos estaban demostrando, un perrito demostró amabilidad y amistad y el otro miedo y agresividad.

El reflejo de nuestros gestos y acciones es lo que proyectamos ante los demás. No somos responsables de la cara que tenemos, sino responsables de la cara que ponemos.