Tu Calidad de Vida (Diego Gallardo)

Salud, Bienestar y Calidad de Vida


Deja un comentario

EL PODER DEL PENSAMIENTO – y +

¿Qué poder tiene nuestro pensamiento sobre nosotros?, ¿Cómo influyen nuestros pensamiento en nuestra vida, en nuestro destino?, ¿Realmente existe el poder de la atracción?

Todas estas preguntas tienen una respuesta afirmativa, nuestro pensamiento es capaz de moldear nuestra personalidad y está preparado para ayudarnos a cambiar nuestra conducta.

Debido a que estamos preparados genéticamente desde hace miles de años para sobrevivir, nuestro cerebro tiene facilidad para recordar los episodios desagradables y frustrantes de nuestra vida, con el fin de que aprendamos de ellos y en posteriores situaciones similares, seamos capaces de solucionar el  problema.

Tenemos mas facilidad para recordar lo malo que lo bueno, y esto no es porque nuestro cerebro nos quiera hacer daño o amargarnos la vida, sino porque de esa manera, aprendemos de los errores.

Hace miles de años nuestros antepasados cavernícolas si eran atacados por una bestia y salían con vida, podían reconocer el peligro mas adelante si se encontraban en una situación similar y volver a salir airosos.

Hoy por hoy, nos pasa algo similar, en situaciones que tienen un desenlace desgraciado para nosotros, nuestro recuerdo nos dejará ese episodio latente en nuestro subconsciente con el fin de que aprendamos de esta situación y podamos resolverla satisfactoriamente en otros momentos similares.

Cuando no sabemos superar esas situaciones aparece la depresión.

Hay que entender que este mecanismo de defensa que tiene nuestro cerebro, haciéndonos recordar momentos amargos y desagradables, es en sí mismo un sistema de aprendizaje ante situaciones traumáticas. Debemos saber entender este mecanismo y salir adelante en situaciones difíciles, dándole sentido al recuerdo recurrente de la desgracia.

Pero volviendo al título del artículo, ¿Qué poder tiene el pensamiento negativo o positivo en nosotros?

Nuestro cerebro no distingue realidad de ficción, y es autosugestivo, es decir, SE CREÉ LO QUE PENSAMOS.

Si le mandamos información a nuestro cerebro sobre nosotros constantemente, el cerebro lo procesa, sin plantearse si es real o no, tanto para lo bueno como para lo malo.

Si nos llevamos durante un tiempo diciéndole a nuestro cerebro que somos lo peor de lo peor y que somos un desastre, nuestro cerebro no lo discutirá y modificará nuestra conducta hacia ese pensamiento que hemos enviado.

Por otro lado, si informamos a nuestro cerebro, a base de pensamientos, anhelos y deseos, de que somos los mejores, de que vamos a triunfar, de que vamos a conseguir lo que nos proponemos, y además esto lo acompañamos con visualización, nuestro cerebro cumplirá con nuestro encargo y nos preparará el camino.

De este tema nos habla la PNL (Programación Neurolingüística):

“Programación Neurolingüística significa que nuestros pensamientos están conformados de palabras, de lenguaje (lingüística) y este lenguaje califica lo que nos rodea con palabras y estas viajan por las neuronas para crear un programa. Cuando repetimos ciertas palabras con frecuencia se va convirtiendo este mensaje en un programa. Estos programas ya instalados producen emociones que dirigen nuestras conductas y nuestras reacciones.

Esto quiere decir que a lo largo de toda nuestra vida hemos instalado cientos de programas desde antes de nacer. Al principio de nuestra vida, los programas fueron instalados por nuestros padres, abuelos, familiares; más adelante por nuestros maestros, amigos y por los medios de comunicación. Estos programas los aceptamos sin darnos cuenta si nos favorecen o nos dañan. Simplemente allí están. También tenemos programas que nosotros mismos hemos instalado y de igual manera, algunos son buenos y otros no tanto.”

En definitiva, tenemos el poder de cambiar nuestra conducta Y NUESTRA VIDA a través de nuestro pensamiento.

Cómo decía anteriormente, si esto lo acompañamos con visualización es muy efectivo, nuestro cerebro no distingue si una imagen es real o no lo es, si creamos una imagen de éxito en nuestro cerebro, una imagen consiguiendo lo que queremos, una imagen de ganador, viéndonos en esa imagen cómo queremos estar en un futuro, nuestro cerebro nos ayudará a convertir ese deseo en realidad.

Evidentemente, acompañando a esos pensamientos y visualizaciones con trabajo y dedicación es cómo conseguiremos que nuestro cerebro nos ayude a conseguir lo que queremos, ya que sin esfuerzo es imposible conseguirlo.

 

Diego Gallardo

Tu Calidad de Vida

Anuncios


Deja un comentario

SOY un Triunfador

A partir de hoy me repetiré cada mañana, cada tarde y cada noche: “¡ SOY un Triunfador !”

Ya me cansé de comer las migajas, ya me harté de esperar, ya no soporto quedarme un paso atrás, ya llegó mi paciencia al límite.

Cada mañana cuando me despierte, me habré olvidado de mi día anterior, mi mochila estará liviana y sin peso, no recordaré sinsabores ni batallas perdidas, mi pensamiento será como un pergamino limpio aún por escribir.

Cada mañana al levantarme mis primeras palabras se las dedicaré a mi motor, a mi alma, a mi mejor amigo, a mi peor enemigo, a la fuerza que me mueve, al dueño de mi destino, al arquitecto de mi vida, en definitiva me las dedicaré a MI.

Cada mañana me levantaré con la fuerza de una manada de búfalos, me levantaré como un resorte para decirme con ímpetu: “¡ SOY un Triunfador !”

Y cada tarde, cuando comienza la segunda parte del día, cuando otros se duermen o ven la televisión para vivir la vida de otros, cuando me queda medio día para llegar a donde yo quiero estar, volveré a dedicarme esas 3 palabras.

Cada tarde, cuando comience a dudar en si estoy en el camino equivocado o no, cuando me asalte la incertidumbre, cuando aún no han hecho efecto los consejos de los pesimistas, frustrados y negativos, volveré a susurrarme esas 15 letras, como notas musicales.

Cada tarde para volver a recargar mis pilas me diré con fuerza y convicción: “¡ SOY un Triunfador !”

Así mismo, cada noche, antes del reparador sueño, cuando me tumbe en la cama y haga un balance del productivo día, cuando se relajen cuerpo y alma, volveré a recitarme esas maravillosas palabras.

Cada noche, cuando todos duerman, cuando el día ya se consumió sin remedio, cuando ya no hay vuelta atrás, cuando mi esposa e hijos descansen tranquilos y confiados en que su padre vela por ellos, volveré a dedicarme mis palabras mágicas, el abracadabra del éxito y de mi superación.

Cada noche, como un bálsamos reparador, como el elixir para las heridas sufridas en el día, volveré a repetir esas palabras.

Cada noche, antes de conciliar el sueño, me repetiré con certeza: “¡ SOY un Triunfador !”

A partir de hoy he decidido gritarme a los cuatro vientos: “! SOY un Triunfador !”

Diego Gallardo

Tu Calidad de Vida

 

 

 

 


10 comentarios

Carta a mi enemigo

Querido Enemigo:

Te escribo esta carta con el convencimiento de que todo lo que te escriba no servirá de mucho, ya que conozco tu obcecación sin límite y soy consciente de que no serás capaz de entender ni una sola de las frases que componen esta misiva, aun así, invocando al Dios de la sabiduría que te abandonó en cuanto comprobó que no tenías morada para él, me animo a redactar este escrito; mas por desahogo mío que con intención de aprobación por tu parte.

Querido enemigo, y te adorno con un “querido” porque rebuscando en lo mas hondo de mi ser no encuentro ningún sentimiento de reproche u odio hacía tu persona, no lo mereces, ni eso, ni nada. Realmente no me provocas ninguna reacción negativa, si acaso, me haces sentir un poco triste, eso si, triste de que una persona pueda albergar esos sentimientos tan dañinos como los que campan a sus anchas por tu corazón.

Cómo te decía Q.E., que es como te llamaré a partir de ahora, me he decidido a intentar hacerte ver una serie de cosas que, si bien no estarás de acuerdo conmigo, me quedaré tranquilo de compartirlas contigo.

Para empezar, Q.E., quería hacerte algunas preguntas:

¿Cuánto tiempo me dedicas al día?

¿Cuántas horas de tu interesante vida, de tus azarosos quehaceres, de tus importantes tareas los dedicas a pensar en mi?

¿Crees, realmente, que es una buena inversión de tiempo?

Me voy a permitir, Q.E., contestarte yo mismo: PIERDES EL TIEMPO.

Pierdes el tiempo, Q.E., porque esa inversión de tiempo es poco fructífera, mejor dicho es una total y absoluta pérdida de tiempo.

Q.E., yo se que le pones mucho interés, soy consciente que pones muchísimo empeño, pero tu esfuerzo es en vano. Me siento tan dañado por ti como un tsunami al que quisieras detener con un paraguas. Tu esfuerzo es estéril. Estás malgastando tu tiempo, tu energía y tu esfuerzo para nada, como si quisieses apagar la luz del sol con un soplido.

Entiende que a mi el hecho de que tu inviertas mal tu tiempo, aunque sea maquinando y fantaseando con todo tipo de desgracias para mi, no me debería de importar ni de interesar, Y ASÍ ES, ni me importa, ni me interesa, pero reflexionando sobre esta absurda situación he llegado a esa conclusión y me permito compartirla contigo.

Mira, Q.E., tu esfuerzo es en vano. Yo soy una persona normal, nada envidiable, aunque me reconozco una virtud, solamente tengo una virtud… la resiliencia. Me permito recordarte, aunque seguro que no haría falta, que según la RAE, resiliencia es: La capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas. Es decir, Q.E., lo tienes complicado, ya que todos tus pensamientos y energías negativas que me dedicas se quedan en el aire pululando, ya que no me afectan, y esos pensamientos y energías negativas vuelven a ti frustradas por no poder cumplir su deshonrosa misión.

Me gustaría plantearte una serie de alternativas, para que toda esa energía, tiempo y esfuerzo no se desaprovechen:

• Practica algún deporte, es una actividad con la que podrás quemar toda esa energía mal canalizada, antes de que se desborde y te achicharres.

• Haz senderismo, ya sabes caminar por el bosque, si es posible, hazlo siempre en línea recta, y nunca mires atrás…

• Dedícate a hacer alguna colección por fascículos, no sirve para nada, como tu odio febril, pero por lo menos, te mantendrás ocupado.

Con esas actividades o cualesquiera otras que practiques, comprobarás, Q.E., que hay vida mas allá del odio y la sinrazón.

Para finalizar, Q.E., piensa que todo el tiempo que tu estás amargado maldiciéndome, yo estoy haciendo todo la serie de cosas interesantes que puede hacer una persona, excepto pensar en ti. Mientras te consumen tus pensamientos con intención hirientes, pero inofensivos como una pluma de pajarillo, yo me dedico a vivir mi vida y disfrutar de todas las cosas bellas que tu te pierdes mientras echas humo por la orejas.

Bueno, Q.E., me despido para siempre, pues no voy a dedicar ni un minuto mas de mi vida a tu absurda existencia, ten en cuenta mis consejos, si quieres e intenta ser feliz por dentro, para que tu entorno te acompañe.

Diego Gallardo

Tu Calidad de Vida


Deja un comentario

Nuestros defectos pueden dar frutos

Todos podemos ser vasijas agrietadas, todos tenemos defectos, pero debemos saber que siempre existe la posibilidad de que las grietas den vida a frutos inesperados, siempre nuestras imperfecciones pueden ser fructíferas, si sabes gestionarlas.

Un cargador de agua de la India tenía dos grandes vasijas que colgaba en los extremos de un palo y que llevaba encima de los hombros. Una de las vasijas tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta y conservaba toda el agua al final del largo camino a pie, desde el arroyo hasta la casa de su patrón, pero cuando llegaba, la vasija rota solo tenia la mitad del agua.

Durante dos años completos esto fue así diariamente, desde luego la vasija perfecta estaba muy orgullosa de sus logros, pues se sabía perfecta para los fines para los que fue creada. Pero la pobre vasija agrietada estaba muy avergonzada de su propia imperfección y se sentía miserable porque solo podía hacer la mitad de todo lo que se suponía que era su obligación.

Después de dos años, la tinaja quebrada le habló al aguador diciéndole:

“Estoy avergonzada y me quiero disculpar contigo porque debido a mis grietas solo puedes entregar la mitad de mi carga y solo obtienes la mitad del valor que deberías recibir.”

El aguador apesadumbrado, le dijo compasivamente:

“Cuando regresemos a la casa quiero que notes las bellísimas flores que crecen a lo largo del camino.”

Así lo hizo la tinaja. Y en efecto vio muchísimas flores hermosas a lo largo, pero de todos modos se sintió apenada porque al final, solo quedaba dentro de si la mitad del agua que debía llevar. El aguador le dijo entonces:

“¿Te diste cuenta de que las flores solo crecen en tu lado del camino? Siempre he sabido de tus grietas y quise sacar el lado positivo de ello. Sembré semillas de flores a todo lo largo del camino por donde vas y todos los días las has regado y por dos años yo he podido recoger estas flores para decorar el camino de este hermoso jardín. Si no fueras exactamente como eres, con todo y tus defectos, no hubiera sido posible crear esta belleza.”

CONCLUSIÓN:

Todos tenemos virtudes y defectos, eso nos diferencia y nos da nuestro carácter y nuestras señas de identidad. Nuestros defectos, a veces, pueden ser fructíferos si sabemos dar un giro a nuestra mentalidad.

Todas las vasijas son válidas, unas para transportar agua, otras cómo maceteros, otras pueden albergar otro tipo de contenidos, pero todas son útiles, si les buscamos su utilidad.



2 comentarios

ALQUIMIA MENTAL – La transmutacion de los pensamientos

El arte o la ciencia de la alquimia, perseguida, ansiada y estudiada desde hace cientos de años, afirmaba que se podían convertir metales simples en ORO.

Así, desde la antigua Mesopotamia, durante la edad media y hasta nuestros días, científicos, doctores, investigadores y demás personas de ciencia, se afanaban en conseguir la fórmula de la transmutación de los metales para convertir, después de numerosas pruebas y ensayos, diversos metales en el preciado metal dorado.

La historia, la literatura y las leyendas están plagadas de numerosos episodios de luchas, sangre y disputas por conseguir tan preciada fórmula.

¿Qué es para mi la Alquimia Mental?

Pues si la antigua ciencia trataba sobre la conversión en oro de metales simples, para mi la Alquimia Mental, sería la transformación de nuestros pensamientos simples, negativos o poco provechosos y motivantes en pensamientos preciados, enriquecedores y motivantes.

Dicha Alquimia Mental, trataría el arte o ciencia de conocer los mecanismos de nuestra mente para controlarlos y dominarlos para nuestro provecho y poder cambiar esos pensamientos que nos dañan y no nos ayudan en nada en pensamientos que nos sirvan en nuestra vida cotidiana y nos ayuden a lograr nuestra Calidad de Vida.

La Alquimia Mental es una capacidad que debemos aprender para enriquecer nuestra vida y la de los que nos rodean. Si logramos conseguir la fórmula de la transmutación de los pensamientos negativos y destructivos en pensamientos positivos y edificantes, lograremos el mayor tesoro que podemos conseguir, mas valioso que un viejo baúl repleto de monedas de oro. Con ese tesoro, podremos lograr alcanzar cualquier meta que nos propongamos.

Se dice que un 90% de nuestro tiempo estamos preocupados por cosas que el 90% de ellas no ocurrirán, esto es curioso, somos los números uno de la autoflagelación, nos encanta pensar en todas las posibilidades negativas, recrearnos en ellas y sufrir por ellas… un poco absurdo ¿no?

Nosotros somos nuestro mayor aliado y nuestro peor enemigo, somos la persona mas destructiva que podemos conocer… y a veces ejercemos como tales.

Es importantísimo, para nuestra salud mental y física, dejar de flagelarnos, dejar de quejarnos, dejarnos de victimismos y soltar ese lastre que no nos deja avanzar hasta donde queremos llegar.

Debemos aprender a eliminar pensamientos hirientes y transformarlos en pensamientos positivos. Si somos capaces de hablarnos a nosotros mismos con frases motivantes y positivas, nuestra mente creará el escenario que queremos habitar.

Nuestra mente es el “arma” mas poderosa del mundo y aún no sabemos utilizarla. Las personas “normales” usamos un 10% de capacidad mental… pero personas como Albert Einstein o Stephen Hawking, que han demostrado ser superdotados utilizaban un 12%… imagínate lo que nos queda por aprender.

El poder del pensamiento positivo y de la visualización es fundamental y debemos utilizarlos a nuestro favor. Hay pruebas que demuestran que si una persona está mirando un objeto, luego se retira y le dicen que piense en ese mismo objeto, se activan las mismas partes del cerebro cuando lo está mirando que cuando piensa en él, el cerebro no distingue lo visto de lo pensado. Es decir, si pensamos en positivo nuestro cerebro lo asimila como cierto y nos ayudará a llegar a nuestra meta.

Cómo decía antes debemos practicar la Alquimia Mental, y conseguir transformar toda esa energía desperdiciada en pensamientos negativos en energía positiva y pensamientos positivos, edificantes, gratificantes y motivantes.

Debemos convertir todos esos “pensamientos basura” en ORO, que enriquezca nuestra vida y la de los que nos rodean.

Diego Gallardo

Tu Calidad de Vida